En esta entrada os vamos a hablar de la marca de cosmética sensorial Shunga, pero antes vamos a hablar de que es el Shunga, y entrar en el mundo erótico de Shunga es viajar al pasado.

 

El Shunga es el arte de la representación sexual que floreció en Japón entre 1600 y 1900, y cuyo  nombre significa literalmente “Imágenes de Primavera”, donde la palabra Primavera es un eufemismo para referirse a las relaciones sexuales; consiste en una serie de estampas cuyo tema principal es la representación del sexo. Específicamente se vincula con la producción gráfica llamada “estampas del mundo flotante” o xilografía ukiydo-e a partir de ilustraciones que se hacían normalmente en textos de literatura popular y pintura.

En el Shunga las relaciones se sostenían en un ámbito de igualdad entre hombre y mujer, la mujer no tenía un rol ni pasivo ni activo pero sí dejaba ver claramente que era un ser lleno de licito deseo.

En muchas imágenes se apreciaban relaciones homosexuales llamadas Wakashudo, “Camino del Hombre Joven”, entre un hombre mayor que era el maestro y un joven que era el aprendiz, práctica que se usaba realmente en aquel entonces como una especie de contrato de lealtades y alianza.

También se usaba el Shunga para parodiar aspectos y personajes de la vida real; para ello se introducían elementos como pulpos, perros, gatos deidades y cuantos más personajes improbables, ejemplo Kawanabe Kiosai quien pinta desde atrás el acto sexual y un gato que juega con las partes íntimas del hombre.

 

Cosmética sensorial Shunga

La cosmética sensorial de Shunga esta inspirada en las antiguas pinturas eróticas japonesas del siglo XVII, las cuales ayudaron a acercar el erotismo, entonces oculto a las personas.

Estos exclusivos productos de Shunga no sólo actúan como intermediarios entre los amantes que quieran potenciar e incrementar su deseo sexual, también son un auténtico regalo para la vista.

Con una presentación muy cuidada y glamurosa, Shunga ha querido rescatar la filosofía de las antiguas ukiyo-e (pinturas eróticas japonesas), dando así a su colección un delicado toque oriental.

En esta colección de cosmética íntima, Shunga apuesta por la originalidad, el atractivo, la sensualidad cómplice y la calidad de los productos, elaborados con las mejores materias primas.

 

Shunga fue fundada en el año 2000 con la idea de que hacer el amor es un arte, y así, lanzando una variedad de productos de cosmética creados para incrementar el deseo y las sensaciones entres las parejas, su filosofía se basa en mantener a las parejas satisfechas, redescubriendo su sexualidad alcanzando placeres hasta ahora desconocidos.

Siempre encontrarás un producto que encaje para cada persona, pudiendo ofrecer ideas y sensaciones nunca jamás imaginadas, y así conseguir sorprender a su amante.

Hay una gran variedad de productos de los que poder escoger desde lubricantes, aceites de masaje, geles estimulantes, pinturas corporales, sales de baño y mucho más y siempre acompañado del símbolo “Made in Canada” muy apreciado en todo el mundo. Es por eso que Shunga se diferencia del resto, una alta calidad junto a la innovación han hecho que ésta marca se mantenga como una referencia dentro de la cosmética sensorial.

 

Si quieres conocer más, visítanos en nuestra boutique de Santander o visita nuestra página web.

 

Los Secretos de mamá

Tel: 942 23 70 80
Email: mama@lossecretosdemama.com
Web: www.lossecretosdemama.com

 

c/ Alonso Nº 5

39010 Santander (Cantabria)

Horario: De Lunes a Sábado de 12 a 2:30 y de 5 a 9.